Nota al pie extraída del post "Por qué ya no soy feminista" del blog Acapulco70.com. Puedes leer el artículo pulsando aquí: http://acapulco70.com/por-que-ya-no-soy-feminista/ ‎



Engels escribió "El origen de la familia..." después de la muerte de Marx y utilizó las notas que había tomado de antiguas discusiones que tuvo con él. Para Engels era primordial concluir el trabajo que inició Marx, y el punto de la familia dentro de la teoría marxista era importante porque explicaba cuál era el origen del capitalismo.

Marx y Engels no se sacaron la teoría de la manga, Marx era generoso a la hora de utilizar el trabajo de terceros para nutrir sus propias teorías, cogía de aquí y de allá lo que necesitara, y se lo adjudicaba sin problema.

Sus ideas acerca de la familia salen de dos libros anteriores escritos por el antropólogo americano Lewis H. Morgan titulados "Ancient Society" y "Systems of Cosanguinity and Affinity of the Human Family".

En esos dos libros Morgan hizo un estudio comparativo del progreso de diferentes sociedades humanas. El libro influenció a un gran número de académicos porque introdujo varias innovaciones a la antropología.

La primera innovación de Morgan fue el rechazo de la manera típica de dividir el progreso humano en eras según el tipo de herramienta (de piedra, de bronce, de hierro). Para Morgan esta división era confusa. Así que la dividió a su manera en tres etapas: salvajismo, barbarismo, y civilización. De acuerdo con su tesis, el progreso es una constante histórica porque todas las sociedades comienzan en el primer escalón (salvajismo) y progresan a lo largo del tiempo, aunque no de manera uniforme.

Morgan utilizó al individuo como analogía para explicar sus observaciones sobre las sociedades. Explicó que así como un individuo a lo largo de su vida puede escalar posiciones dentro la sociedad (el ejército, por ejemplo), las sociedades actúan de la misma manera: crecen y escalan de manera progresiva a lo largo del tiempo.

El progreso para Morgan son todos los aspectos que le permiten a una sociedad controlar mejor sus circunstancias: el ambiente en el que se desenvuelven, triunfar por encima de la competencia, y expandir su población.

Pero la observación más importante de todo su trabajo fue la siguiente: Morgan descubrió que el progreso dentro de una sociedad ocurre en paralelo con el modelo familiar dentro de la misma sociedad. Es decir, que a medida que el modelo familiar cambia, la sociedad progresa.

Así, las sociedades salvajes son aquellas en las que el hombre tiene un control mínimo sobre sus circunstancias. Las sociedades salvajes empiezan siendo grupos pequeños de personas que subsisten por medio de la recolección de frutos y raíces, cuya comunicación es gestual, y que habitan parcialmente en los árboles. El modelo familiar es cosanguíneo: todos están emparentados y la procreación es entre hermanos.

La sociedad salvaje progresa, se introducen avances como la pesca y con ella la colonización de territorios costeros, el uso del fuego, y el lenguaje monosilábico. La familia se transforma y la procreación pasa a ser un sistema intermatrimonial en el que un hermano "se casa" con las mujeres de todos sus hermanos y viceversa. Es decir, es un matrimonio de múltiples personas en el que los hermanos no procrean entre sí, pero comparten las parejas.

El último estadio de la sociedad salvaje llega con el uso de las armas como el arco y la flecha, el garrote, o la lanza. Se introduce el canibalismo, el lenguaje es silábico. La familia se transforma una vez más, y el matrimonio pasa a ser monógamo, pero sin cohabitación. La sociedad comparte el mismo espacio, y por medio del matrimonio monógamo se divide en gens, fratrías, y tribus.

Con el descubrimiento de la horticultura y la posibilidad de sembrar granos la sociedad entra en una nueva etapa: el barbarismo. Se introducen nuevas tecnologías como la alfarería para producir vasijas, o el telar para fabricar telas. Aparece la religiosidad organizada, los juegos tribales.

El modelo de familia típico del barbarismo es lo que el autor denomina "familia patriarcal" que es aquella familia en la que un mismo hombre toma para sí múltiples mujeres.

La sociedad bárbara progresa por medio de la domesticación de los animales y el consumo de leche. Se fabrica el bronce, se introduce la irrigación, las viviendas se transforman en fuertes.

El último estadio del barbarismo comienza con el cultivo de cereales, la conquista del hierro, y coincide con el desarrollo de la poesía, la mitología, las ciudades amuralladas, los carros, las armaduras y armas metálicas, la herrería, y el molino.

Lo que da el salto entre el barbarismo y la primera etapa de la civilización es el inicio de la agricultura: la capacidad de sembrar a gran escala. Pero este avance coincide con la introducción de la familia, la propiedad privada individual, la vida municipal, y el gobierno asambleario.

Pero mientras que el libro de Morgan eran observaciones neutrales sobre el progreso de la sociedad humana, en la que se suponía que el orden más complejo era mejor (le da al hombre mayor control sobre su vida), Engels y Marx le dieron la vuelta a la tesis. Según "El Origen de la Familia" los problemas de la humanidad llegaron junto con el progreso.

Las guerras, y la división de clases eran el resultado directo del progreso porque eran producto de la fabricación de las armas, la propiedad privada, y la familia monógama. La tesis de "El Origen de la Familia" era justamente esta: que la familia monógama es el origen del Estado y el garante de la propiedad privada, y que esa organización era la causa del capitalismo. Para poder fundar un orden igualitario era necesario abandonar la propiedad privada, pero para hacerlo primero había que derrocar a la familia monógama como modelo. Sólo así podríamos regresar a un estadio primitivo más igualitario y justo.